Art-Grass Cesped Artificial.

Especialistas en Césped Artificial.

¿Es viable el fútbol de elite sobre césped artificial.?

Escrito por Art-Grass 11-11-2016 en CespedArtificial.. Comentarios (0)

¿Es viable el fútbol de élite sobre césped artificial? El caso FIFA Women World CupTM

José Luis Felipe*, Pablo Burillo*, Álvaro Fernández-Luna* y Jorge García-Unanue* 

La gestión de los campos de fútbol ha sufrido grandes cambios en los últimos años . Los gestores deportivos tienen como objetivo buscar la rentabilidad social y económica de estas instalaciones en pos de incrementar la satisfacción de los usuarios .En la búsqueda de esta rentabilidad, la utilización de césped artificial en lugar de hierba natural puede tener un papel determinante para el gestor deportivo. Claudio (2008) calculó que un campo de fútbol de césped artificial puede tener un uso 700% superior a su homólogo natural, que solo permite un uso entre 6- 8 horas por semana (Stiles, James, Dixon y Guisasola, 2009). Otra ventaja que presentan los campos de fútbol de césped artificial es la necesidad de un menor mantenimiento (James y McLeod, 2008). Fleming (2012) observó que los costes totales anuales pueden llegar a ser similares entre ambas superficies, pero que el coste por hora de uso del césped artificial es menor dada la mayor disponibilidad horaria de uso. Este hecho no puede ser obviado cuando hablamos de gestión deportiva, ya que es uno de los aspectos más determinantes a tener en cuenta a la hora de rentabilizar una instalación (Burillo, Gallardo, Felipe y Gallardo, 2012a).

en acciones de juego (Andersson, Ekblom, y Krustrup, 2008; Sánchez-Sánchez et al., 2016).

Si bien es cierto que en cuanto a la rentabilidad económica y social, el césped artificial sale claramente favorecido, la ciencia se ha preguntado qué ocurre en cuanto a los aspectos de seguridad, calidad y espectacularidad del juego (Burillo et al., 2012a; Sandkuehler, Torres y Allgeuer, 2010). Además encontramos numerosos estudios en los que se ha analizado la opinión de los agentes involucrados en el desarrollo del juego desde una perspectiva cuantitativa (Burillo, Gallardo, Felipe y Gallardo, 2012b; Zanetti, 2009) y cualitativa (Felipe et al., 2013). De igual modo, se ha estudiado la diferencia de ambas superficies

Para este estudio fueron tomadas como referencia las 438 jugadoras (de 24 selecciones nacionales) participantes en el Mundial de Fútbol Femenino de Canadá 2015 (disputado en césped artificial) y las 283 jugadoras (de 16 selecciones nacionales) del Mundial de Fútbol Femenino de Alemania 2011 (disputado en hierba natural). Como criterio de exclusión, se eliminaron las observaciones correspondientes a las porteras y en las que las jugadoras habían disputado menos de 90 minutos en el torneo. Constituyendo la muestra final 205 jugadoras del Mundial de 2011 y 313 jugadoras del Mundial de 2015.

En todas estas investigaciones se pone de manifiesto que el césped artificial presenta las mismas o incluso mejores propiedades en ciertos entornos, justificando así su uso en el alto rendimiento deportivo. Sin embargo, existen muchas críticas sobre su uso en el alto nivel, principalmente justificadas por la modificación en el juego, a pesar de las campañas de FIFA para demostrar que es una superficie adecuada, tomando como principal exponente la Copa Mundial Femenina de la FIFA de 2015, jugada íntegramente en césped artificial. Por tanto, el objetivo de esta investigación fue comparar variables de juego en césped natural y césped artificial en un torneo de fútbol internacional de alto nivel.

Resultados

La fiabilidad fue evaluada por los autores tras contrastar los resultados de la codificación de 5 jugadoras seleccionadas al azar frente a los datos proporcionados por OPTA Sport. Los valores del índice de Kappa (K) oscilaron entre .95 y .98. Se tomaron como referencia 8 variables de rendimiento técnico-deportivo (% de éxito de pases; % de éxito de pases defensivos; % de éxito de pases en medio campo; % de éxito de pases ofensivos; % de éxito de pases cortos; % de éxito de pases largos; % de éxito de regates; % de éxito de entradas). Las variables fueron calculadas sobre el total de la muestra y por posición que ocupaban las jugadoras sobre el terreno de juego (defensas, mediocentros y delanteras). A su vez, las variables de estudio fueron dividas en 2 grupos: realizadas sobre hierba natural (Mundial 2011, Alemania) y sobre césped artificial (Mundial 2015, Canadá).

Se encuentran diferencias significativas en el porcentaje de éxito en todas las variables para al menos un grupo (en el total o en una de las 3 posiciones), excepto en pases defensivos. En dichas diferencias significativas se observa un mayor porcentaje de éxito en 2015 (césped artificial) respecto a 2011 (césped natural), con la única excepción de los pases largos, donde ocurre lo contrario.

Se calculó el porcentaje de éxito de cada acción técnica para poder operar con valores relativos y evitar parte del sesgo del

Por otro lado, las variables de porcentaje de éxito en regates y entradas muestran diferencias significativas tanto en el total de la muestra como en cada una de las posiciones. El torneo de 2011 presenta valores significativamente mayores en el porcentaje de regates con éxito respecto a 2015. Por el contrario, 2015 presenta



¿Es viable el fútbol de élite sobre césped

artificial? El caso FIFA Women World CupTM

un mayor porcentaje de éxito en entradas. La Figura 1 muestra de forma gráfica dichas diferencias, observando un claro posicionamiento por encima y por debajo de la línea de igualdad entre ambos mundiales.

diferencias, o estas fueron mejores en 2015 sobre césped artificial. Estos datos apuntan, cuanto menos, hacia la igualdad de propiedades del juego entre ambas superficies, corroborando los resultados obtenidos a nivel amateur (Fuller, Dick, Corlette y Schmalz, 2007), en otros deportes (Fuller, Clarke y Molley,2010), o test de entrenamiento (Brito, Krustrup y Revelo, 2012), donde el gestor puede elegir indistintamente césped natural o artificial enfocado al rendimiento deportivo. Sin diferencias aparentes entre superficies de juego, el éxito en un torneo queda asociado a la calidad técnica del equipo (Castellano, Casamichana y Lago, 2012; Collet, 2013;), al rendimiento físico (Bradley, et al., 2013), o a los aspectos tácticos y contexto específico del equipo (Carling, 2013; Di Salvo et al., 2007). No obstante, para que estos resultados se mantengan en el tiempo, es imprescindible que el césped artificial sea continuamente testado mediante la normativa vigente, ya que una merma de sus propiedades mecánicas podría perjudicar la seguridad del terreno de juego y la espectacularidad del juego (Burillo et al., 2012a).

El grupo de delanteros es el que muestra menos diferencias significativas entre 2011 y 2015, tan solo en regates con éxito (mejor en 2011) y entradas (mejor en 2015).

Discusión

La gestión de un campo de fútbol está sin duda influenciada por el pavimento instalado. En aquellas instalaciones donde se prevea tener un equipo en alto rendimiento, el gestor deportivo se encuentra con más disyuntivas a la hora de decidir qué superficie instalar respecto a campos donde entrenan y juegan categorías inferiores. Tradicionalmente, el césped artificial se planteaba como alternativa para competiciones amateurs y no para la élite o profesional (Felipe et al., 2013). No obstante, esta tendencia está cambiando sobre todo en países con climatología adversa (Andersson, et al., 2008). Los resultados obtenidos en este estudio demuestran que el porcentaje de éxito respecto al total de acciones de rendimiento técnico es mejor en césped artificial (Mundial 2015) en gran parte de las variables estudiadas (salvo en regates), tanto totales como por posiciones. En 26 de las 32 comparaciones realizadas, o no existían

Como conclusión, la opción de campos de césped artificial es viable, tanto para el rendimiento deportivo como económico, en fútbol. Si bien, todavía serán necesarios más estudios como el presente para que dichos resultados exhorten la percepción de futbolistas, entrenadores y gestores respecto al césped artificial en el fútbol de élite.




¿COMO TIENE QUE SER UN CESPED ARTIFICIAL.?

Escrito por Art-Grass 31-10-2016 en CespedArtificial.. Comentarios (0)

Para que sea lo más parecido al natural tiene que cumplir unos requisitos mínimos, que son:

  • No tiene que brillar, que no parezca plástico, tiene que lucir natural.
  • Después de pisar la hierba, esta tiene que recuperar la posición vertical, no deben quedar pisadas
  • Tacto suave, al pisarlo tiene que sentirse cómodo, que no pique.
  • La ausencia de ruido al pisar será una buena señal de calidad.

Una vez encontremos una hierba artificial que cumpla estos requisitos tenemos que valorar otras cosas, como la garantía del producto, muy importante para usos exteriores, ya que sufrirá frío, calor, agua, rayos de sol, … Nosotros hemos buscado el que cumpla todos estos requisitos, y la garantía más grande que hemos encontrado es de 9 años, todo un récord y señal de confianza en el producto.

Mas información en www.art-grass.es o 651.864643 o 629.64.94.27



Transportar la capa vegetal quitada y recepción de arena y grava.

Escrito por Art-Grass 25-10-2016 en CespedArtificial.. Comentarios (0)

Como una imagen vale mas que mil palabras,aquí os dejamos unas imágenes de como realizamos la carga de la capa vegetal quitada y la recepción de la arena y grava.


Como eliminar las malas hierbas.

Escrito por Art-Grass 25-10-2016 en cesped. Comentarios (0)


La mala hierba es una planta que crece en un lugar inapropiado y donde no se desea que aparezca. El concepto de mala hierba está ligado al de especies que crecen en los cultivos y si algo las caracteriza es su alta capacidad de dispersión,gran persistencia y por ser muy competitivas por el terreno, el agua y los nutrientes.

La aparición de malas hierbas trae consigo consecuencias negativas, como la disminución del rendimiento en el caso de los cultivos o el deterioro de las estructuras agrarias (como canalizaciones de agua o en los procesos de cosechado y comercialización). En el caso de jardines o huertos pequeños caseros provocan que se afee el jardín y que priven al pequeño agricultor de su cosecha. Además, son refugio de plagas y de enfermedades y pueden conseguir ahogar al resto de plantas. En muchos casos, por sus peculiaridades, generan alergias, pinchan o dañan al contacto con la piel.

Dos Categorías

• Hay malas hierbas que perviven durante todo el año, gracias a su ciclo de vida. Germinan, nacen, crecen, sueltan sus semillas y luego mueren. Pero cuando las semillas germinan se reproduce todo el ciclo. 
Para acabar con ellas, lo más apropiado es utilizar herbicidas que se aplican directamente en el suelo y generan una capa que impide el crecimiento de la planta cuando germina. Para prevenir y mantener el jardín 
y el huerto libre de estas malas hierbas es recomendable aplicar estos herbicidas dos veces al año, en primavera y en otoño. 
• La segunda categoría son las perennes o vivaces, que causan más problemas que las anuales. El principal escollo es que si tratamos de arrancarlas con la mano o con la azada o desbrozadora sólo conseguiremos 
arrancar la planta exterior, pero no la raíz. Conseguiremos un entorno aparentemente limpio, pero la planta se mantendrá viva en la tierra. En este caso es todavía más recomendable el uso del herbicida, total, de tipo sistémico y que elimine las malas hierbas desde la raíz.

Qué hacer para que no salgan

• Antes de plantar o sembrar resulta muy recomendable limpiar el terreno, sacando todos los bulbillos que se encuentren en ese momento. Si se va a plantar césped, hay que regar y días después pulverizar con un 
herbicida total. Tras quince días más de riego, es preciso volver a tratar con el herbicida. 
• Otra manera de prevenir las malas hierbas consiste en no dejarles espacio para que surjan con la plantación de ejemplares tapizantes, plantas que crean una manta tupida y no dejan espacio para otras especies. 
• En caso de jardines más amplios se puede prevenir la aparición de malas hierbas con mallas antihierba que, extendidas, permiten que pase el agua pero no deja que broten. Para embellecerlas es habitual cubrirlas 
con corteza de pino o grava. 
• Otro sistema que permite evitar la aparición de malas hierbas es el acolchado o mulching, consisten te en recubrir el suelo donde están las plantas con diferentes materiales impidiendo que las semillas reciban la luz y puedan germinar. Este sistema permite mantener la humedad del suelo y al descomponerse aporta nutrientes a la planta. 
• Para prevenir la aparición de malas hierbas se aconseja no regar en las zonas de tierra desnuda. Con riego por goteo aparecen menos hierbas no deseadas, ya que sólo se riega la zona donde se localizan nuestros 
cultivos o plantas de jardín. 
Además es conveniente arrancar las hierbas anuales para que no suelten las semillas y vuelvan a germinar al año siguiente. 
• Por último, para hacer semilleros o multiplicar plantas en macetas no debe usarse tierra del jardín, ya que seguro que llevará muchas semillas y hierbas. Es mejor utilizar mantillo, turba o arena de río.


La malla antihierbas antes de la instalacion de cesped artificial.

Escrito por Art-Grass 24-10-2016 en ces. Comentarios (0)


Antes de la instalacion del cesped artificial y una vez compactado y nivelado el terreno es necesario poner una malla antihierbas.

¿Qué es la malla antihierbas y para que se utiliza?

La malla antihierbas, como su propio nombre indica, es una malla que sirven para colocar en lugares donde no queremos que la hierba crezca sin control, como por ejemplo pueden ser los parterres de flores o alrededor de nuestros plantones en el huerto. Evitan el crecimiento de cualquier tipo de hierba gracias a su opacidad, que no permite que pase la luz. Aunque sí son lo suficientemente porosas como para dejar drenar el agua y no dejar que la mala hierba pueda atravesarla.

Estas mallas puedes encontrarlas en dos variedades: plástica o geotextil:

  • En la malla plástica los bordes se deshilachan, por lo que los bordes son más difíciles de cubrir. En lugares estrechos, la malla plástica no sirve.
  • La geotextil es más fácil de cortar, más liviana y menos resbaladiza a la hora de decorarla


¿Cómo colocamos una malla antihierbas?

 Para colocar la malla antihiebas debes seguimos los siguientes pasos:

  1. Limpiamos y alisamos la zona a cubrir. Es recomendable pasar la motoazada para poder dejar el terreno lo más nivelado posible y limpio de piedras y raíces.
  2. Cubrimos la superficie con la malla antihierbas solapando unas piezas con otras y fijándolas firmemente a la tierra con grapas cada 2 o 3 metros.
  3. Instalamos encima el cesped artificial.