Art-Grass Cesped Artificial.

El cesped artificial para fútbol,es científicamente seguro.


Hace algunas semanas, aparecía la noticia de que varios equipos holandeses amateurs suspendían sus partidos debido a la emisión de un reportaje sobre el césped artificial. Debido, fundamentalmente, a que un toxicólogo expresaba que "no jugaría en césped artificial porque no es posible determinar los riesgos para la salud". Y, además, se aludía a informes generalistas sobre el uso del caucho en los campos de césped artificial.

En nuestra opinión esta declaración es alarmista, atemporal e infundada científicamente. Y no porque no tenga base científica para ello: efectivamente, en el 90% de los campos de césped artificial, el relleno de caucho proviene de neumáticos fuera de uso. Si no porque éste es un tema ampliamente estudiado, debatido y analizado por la comunidad científica y toxicológica de Europa y Norteamérica. Desde una década hasta hoy, encontramos un mínimo de 10 artículos científicos rigurosos, en los que en todos ellos se determina que el contacto, la inhalación, e incluso la ingestión, de este tipo de rellenos tiene un riesgo prácticamente nulo para la salud. Y esto es debido a que el caucho, antes de ser depositado en el campo, pasa por distintos tratamientos como criogenización, trituración, etc., que elimina este riesgo. 

Por poner algún ejemplo, un informe de la Universidad de California Berkeley que recopila distintos estudios sobre el caucho del césped artificial en 2010, habla de "bajo, inexistente o ínfimo" el riesgo para la salud de este material. Igualmente, en 2011, científicos italianos, tras evaluar 13 campos de fútbol y 25 metales asociados al riesgo de cáncer, dictaminaron que el riesgo derivado del uso del caucho supondría un aumento en una millonésima parte si se jugara de forma intensa y continua durante 30 años. Además, un estudio en 2010 realizado en Holanda (epicentro de la polémica), concluyó que la exposición a estas sustancias es similar a la encontrada en el ambiente o en la dieta.

Por tanto, según toda la evidencia científica hasta el momento, debemos impugnar esta alarma. Seguro que son necesarios más estudios. Y, sobre todo, necesitamosun mayor mantenimiento de los campos de fútbol de césped artificial (siendo quizá éste el verdadero problema, pues en muchas ocasiones están abandonados). Pero hoy, niños y mayores pueden seguir disfrutando del fútbol de forma segura en césped artificial como lo haría en el resto de superficies.

Dr. Pablo Burillo, Dr. Jose L. Felipe y Dr. Javier Sánchez de Universidad Europea


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: